Pistolas y Rositas

Una estrella de rock – símbolo sexual devenido en diva reunió a un puñado de músicos, grabaron un disco y salieron de gira. La nueva alineación titular de los guns and roses salió por el mundo y en cada ciudad que pisó exigió excentricidades y cuidados dignos de una Madonna y su kabbalah. Por supuesto todo le fue concebido y a pesar de todo, igual salían a presentarse hasta tres horas tarde. Sí, salían tarde a tocar sus clásicos y también aquel pedorrísimo nuevo disco.

Abro paréntesis

Y otro que tiene nuevo disco es el ex guitarra de la banda, Slash. Pero basta de tanta mierda. Cierro.

Corría el año 1987, cuando Axl, Slash y los demás no tan carismáticos miembros de los guns and roses lanzaban al mercado un disco súper exitoso: Appetite for destruction. Álbum que yo comparo con aquella hazaña copera y sudamericana del adorable cienciano del Cusco en el 2003. El nombre del disco es sólo tan pretencioso como el look de cada uno de los integrantes de la banda de los 80s (y de los 2010): Apetito por la destrucción, ¡No jodamos!

Appetite está plagado de clásicos inoxidables. Temas que convencen desde el típico oyente de aquellas radios onda Aspen (en Argentina) o Z Rock and pop (en Perú) hasta al metalero más convencido de sí mismo. Canciones que escuchamos hasta tenerles asco. Como ese whisky argentino que está bien con hielo pero cuando uno lo vomita, se llega a prometer nunca más ingerirlo. Mentira total.

El cienciano luego de haber alcanzado “la gloria” en el 2003, quiso más. Quiso y pudo: ¡Venció por penales a Boca Juniors! Adjudicándose así la Recopa (jaja) sudamericana: el use your illusion de los armas y rosas, un disco doble. Como lo hizo el equipo cuzqueño, doble. No sólo se adjudicó el trofeo sino además se dio el lujo de derrotar al equipo más temido de nuestra adolorida Latinoamérica.

El tiempo pasó y el querible Cienciano pasó a ser olvidado, a no figurar más entre los grandes del continente. Mientras por otro lado la odiable guns and roses goza de un gran momento, pues es recibida con sumo éxito en el mundo, tanto física como musicalmente.

Es momento, para mí, de exigir justicia cósmica. Deseo inútilmente que el cienciano gane una copa libertadores ¡ya! Y que a Axl Rose le introduzcan un cuchillo de carnicero por el orto, mientras un enano asiático le caga en la cara de Mickey Rourke que ahora tiene. ¡Y aguante Mickey Rourke! Chau.

J.Isaias.W.A

Esta entrada fue publicada en Música, Otros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s